SI QUIERES DISFRUTAR DE MI ECLIPSE, COGE ASIENTO MIRA AL CIELO Y COMIENZA A DISFRUTAR DEL MARAVILLOSO ESPECTACULO QUE TE BRINDAN LAS ESTRELLAS eclipse de luna

lunes, 26 de julio de 2010



HOY EN EL DIA DE LOS ABUELOS,QUIERO APORTAR UNA REFLEXION....

Don Roque era ya un anciano cuando murió su esposa. Durante largos años había trabajado con ahínco para sacar adelante a su familia. Su mayor deseo era ver a su hijo convertido en un hombre respetado por los demás, proyecto al que dedicó su vida y su escasa fortuna.

A los setenta años, Don Roque se encontraba sin fuerzas, sin esperanzas, solo y lleno de recuerdos. Esperaba que su hijo, ahora brillante profesional, le ofreciera su apoyo y comprensión, pero veía pasar los días sin que este apareciera, y decidió por primera vez en su vida acercarse y pedirle un favor.
Don Roque tocó la puerta.

Hola Papá, ¡Qué milagro que vienes por aquí!
Ya sabes que no me gusta molestarte, pero me siento muy solo; además estoy cansado y viejo.
Pues a nosotros nos da mucho gusto que vengas a visitarnos ya sabes que esta es tu casa.
Gracias hijo, sabía que podía contar contigo, pero temía ser un estorbo. Entonces, ¿No te molestaría que me quedara a vivir con ustedes?.

¡Estoy tan solo!
Ehh ...¿Quedarte a vivir aquí? Si... claro... bueno... no sé si estarías a gusto. Tu sabes la casa es chica... mi esposa es muy especial... y luego los niños...

Mira, hijo, si te causo muchas molestias olvídalo. No te preocupes por mí, alguien me tenderá la mano.
¡No Papá no!, ¡no es eso!. Solo que... no se me ocurre donde podrías dormir. No puedo sacar a nadie de su cuarto, mis hijos no me lo perdonarían... a menos que no te moleste.

¿Qué cosa hijo?.
Bueno... dormir en el patio.
¿Dormir en el patio? Bueno... el patio está bien.
El hijo de Don Roque llamó entonces a su hijo Luis de once años.

Dime Papá.
Mira hijo, tu abuelito se quedará a vivir con nosotros. Tráele una manta para que se abrigue y no pase frío en la noche.

Sí, con gusto... pero... ¿Dónde va a dormir mi abuelito?

En el patio, no quiere que nos incomodemos por su culpa, ya sabes cómo es...
Entonces el niño subió por la manta. Tomó unas tijeras y la cortó en dos. En ese momento llegó su Padre.
¿Qué haces, porqué cortas la cobija de tu abuelito?.
Sabes Papá... estaba pensando...
¿Pensando?
Sí, en guardar la mitad de la manta para cuando tú seas viejo y te vayas a vivir a mi casa.

Autor:desconocido

Mar te dice al oído:
No pude evitar estremecerme al leer esta reflexión
a veces esta sociedad es tan injusta con aquellos que nos dieron la vida
aquellos que la daban por nosotros,
aquellos por los que lucharon toda su vida
para que tuvieramos una vida mejor..
y ¿como lo pagan algunas personas?...
Tal y como dice esta reflexión...



7 comentarios:

elvira carvalho dijo...

Muito boa esta reflexão. Em Portugal, se conta uma história parecida mas com uma gamela.
E existe um ditado popular que diz
"Filho és, pai serás, como fizeres assim acharás".
Um abraço amigo

PEDROHUELVA dijo...

no tuve abuelos, al menos no los conoci, supongo que debia tenerlos como todo ser viviente, si no de donde he salido yo.

al paso que voy, creo que tampoco tendre nietos.

me conformare con los sobrinos.

romina dijo...

Hola

Me llamo Romina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber.

Suerte con tu web!
rominadiazs@hotmail.com

ProfondoPorpora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ProfondoPorpora dijo...

Jajaja, esa historia... La original habla de una cuchara y un plato de madera. Pero lo importante es la reflexión final.
El mundo está lleno de ingratitud.

Te dejo, si me permites, la letra de una canción sobre este tema.

El Autobús De Noche
Luca carboni

Hey,
allí van los vehículos de noche
con el hocico chato,
dando vueltas por la ciudad.

Mira el autobús,
llevando a cuestas luces mortecinas,
errante como un perro,
lo he visto tambalearse.

Ante las viejas paradas... desperdigadas
por el perfil de los suburbios
y junto a motos robadas... abandonadas,
como ésta de la casa mía,

Hey,
escucha el autobús de noche
con ciertos mecanismos rotos
y haciendo mucho ruido.

Ya ves
que nadie lo está llamando,
que nadie lo está esperando
y el conductor es alguien fantasmal.

Son locomotoras sobre vías muertas
que ya no silbarán jamás.
Son las viejas ideas que nacieron fuertes
y ahora no se llevan ya.

Dime,
no te da un poco de miedo,
empapado de ternura,
el autobús de noche

Vacío,
inútil pero generoso,
una sombra por las calles.

Es difícil no sentir
un profundo respeto
por los viejos motores
que no quieren hacer traición.

Es mejor sonreir
por los viejos motores
que no quisieran dejarnos.
Que tienen miedo
y son devorados
como los familiares viejos.

Estos viejos motores
son como nosotros
y se resisten a la muerte.

eclipse de luna dijo...

Elvira: gracias por venir de nuevo a este cielo estrellado...se te echaba de menos.

Pedro: yo conoci a mis abuelos paternos...de mi abuelo apenas me acuerdo era muy niña cuando murio, pero creo que por eso me dieron la oportunidad de estar con mi abuela hasta los 104 años....

Romina: muchas gracias por tus palabras sobre mi blog, estamos en contacto...

Profondoporpora: gracias por la aclaracion....
Y curiosa letra..
Gracias por tu visita a mi eclipse y tus palabras.

Mayo dijo...

Me gusta tu blog.

La reflexión es clara: Lo que somos y seremos mañana es gracias a la educación, principios y valores que nuestros padres con su ejemplo nos inculcaron. Y que tarde o temprano nosotros también, llegaremos a la tercera edad. Lo importante es que nuestros hijos tengan la suficiente entereza para ponerlas en práctica.

Un fuerte abrazo.

 
Abril 2008 | Diseñado por anita