SI QUIERES DISFRUTAR DE MI ECLIPSE, COGE ASIENTO MIRA AL CIELO Y COMIENZA A DISFRUTAR DEL MARAVILLOSO ESPECTACULO QUE TE BRINDAN LAS ESTRELLAS eclipse de luna

martes, 6 de abril de 2010



En un pequeño pueblo vivían unos esposos muy ancianos y muy pobres. No habían tenido hijos y vivían de lo que les daban sus vecinos. Todas las mañanas iban al mercado con la esperanza de conseguir algo para comer.

El único tesoro que él poseía era una vieja pipa de madera que se ponía todas las noches en la boca e imaginaba que que fumaba, pues hacía tiempo que no podía comprar tabaco, y así espantaba un poco el hambre. Ella tenía unas largas trenzas blancas que hacía tiempo que no conocían peine alguno, pero ella se sentaba cada mañana a la entrada de la choza y las hacía y deshacía para olvidarse un poco de la comida. Y así cada día.

Llegó la fecha de su aniversario de boda. Él salió al mercado pensando en qué le regalaría a su mujer, y ella se sentó a la entrada de su choza pensando con qué celebrar el acontecimiento. Sin embargo, al atardecer, su marido volvió del mercado trayendo un paquetito que le entregó con un beso y un «Feliz aniversario», mientras ella sacaba un paquetito que le entregaba con una beso y un «Feliz aniversario».

Cuando cada uno abrió su pequeño regalo, se miraron a los ojos en silencio y se abrazaron llorando. Él había vendido su pipa para comprarle a su mujer un hermoso peine para sus trenzas. Ella había vendido sus trenzas para comprarle a su marido tabaco para su pipa.

Mar te dice al oído:
Aun historias como esta me siguen emocionando,
en un mundo donde la sensibilidad quedó aparcada,
yo aún sigo en esa parada de bus en compañía de ella.
Me siento identificada con el amor y el romanticismo,
algo que hoy en día solo florece
en unos cuantos corazones.


2 comentarios:

Blue dijo...

que hermosa leccion de vida, nos has dejado, tambien creo en el romanticismo , y vivir en aras del amor, que nos dá vida y energias..
besos
Blue

Priamo dijo...

Sencillamente sutil y hermosísimo regalo que nos entregas.... Te diré que he visto ese amor, ese apego, ese respeto...
Y en esa parada también ando yo.
Esperando llegar a viejo.. Y poder tener a alguien a quien decirle.. Viejita mía.... Siempre te he amado, y te seguiré amando hasta un segundo después de haberme despedido de este mundo, si es que allá no está permito hacerlo.

Desde mi azul...
Un beso...
Príamo.

 
Abril 2008 | Diseñado por anita