SI QUIERES DISFRUTAR DE MI ECLIPSE, COGE ASIENTO MIRA AL CIELO Y COMIENZA A DISFRUTAR DEL MARAVILLOSO ESPECTACULO QUE TE BRINDAN LAS ESTRELLAS eclipse de luna

domingo, 26 de julio de 2009


A los 5 años, aprendí que a los pececitos dorados no les gustaba la gelatina.
A los 9, aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.
A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.
A los 12, aprendí que, si tenía problemas en la escuela, los tenía más grandes en casa.
A los 13, aprendí que, cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me mandaba a ordenarlo.
A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano, porque mi padre tenía frustraciones mayores...y la mano más pesada.
A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.
A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.
A los 27, aprendí que el titulo obtenido no era la meta soñada.
A los 28, aprendí que se puede hacer en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.
A los 30, aprendí que cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.
A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.
A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y siempre que estoy en casa me gustaría estar viajando.
A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos croquetas y elige la menor.
A los 40, aprendí que, si estás llevando una vida sin fracasos, no estas corriendo los suficientes riesgos.

--------------------------------------------------------------------------------

Luego, al pasar de los años aprendí...
Que puedes hacer a alguien disfrutar el día con solo enviarle una pequeña postal.
Que niños y abuelos son aliados naturales.
Que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.
Que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en el.
Que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.
Que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado, nunca suceden.
Que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.
Que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.
Que si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.
Aprendí que envejecer es importante.
Aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.
Y hoy...me doy cuenta que todavía tengo mucho para aprender.
Autor: desconocido.

Mar te dice al oído:
Aprendi que una batalla no puede derrotar la vida, que si lucho y me vencen tengo que ser fuerte para superarla.

Aprendi que en el amor se gana y se pierde,pero que las batallas ganadas dejan un dulce sabor de boca, y las perdidas...hay que aprender a olvidarlas.

Aprendi que necesito del amor para crecer, que sin él mi alma se encuentra vacia y que solo ocupa su lugar la soledad de mi alma.

Aprendi que los pequeños momentos y pequeñas cosas es lo que alimenta mi alma.

Aprendi a disfrutar de la paz interior, de un atardecer, y de una noche estrellada y que me gusta mirar cada noche el maravilloso espectaculo que cada noche nos brindan las estrellas.

Aprendi..que aun me falta mucho por aprender
.

13 comentarios:

Nacho dijo...

Pues a estudiar, ea!

moderato_Dos_josef dijo...

De todas las cosas aprendidas me quedo con la última, pues creo que siempre estamos aprendiendo. UN post excelente.

Deprisa dijo...

Oye, mira, verdades como puños, sobre todo lo de las vacaciones y los 5 kilos xDDD

eluge dijo...

muy bueno,como siempre y ademas muy acertsdo.un saludo.

Ayla dijo...

Aprendí que por muy segura que esté de algo, no debo dar por supuesto las reacciones de los demás...
Aprendí que a pesar de mi impaciencia, sólo el tiempo pone las cosas en su lugar...
Aprendí que mi visión del mundo difiere mucho de la que tienen los demás...
¿Sigo?
Un beso Mar.

tetealca dijo...

Cuanto se aprende con tus textos. Y lo mejor lo del final, que aun me queda mucho por aprender.
Un abrazo.

Emma dijo...

La vida es un aprendizaje constante.
Besos mar ;)

MC dijo...

Cuanto tiempo sin pasar por aquí, no me olvido de tí, es que me falta tiempo!!! A ver si aprendo a dosificarlo...

Genial la entrada.

Besazos.

yole dijo...

Estoy aprendiendo a aprenderte...
por eso me gusta escuchar esa melodía de la Luna.

Besos lunados.

triste_vida dijo...

Cuando pensamos que ya hemos aprendido todo nos sorprendemos aprendiendo que aun nos queda mucho por aprender y es eso lo más bello, pues que no te irás a dormir sin aprender algo nuevo.

De las cosas que he aprendido una de las que mas me gusta saber es que el mejor trabajo es aquel que haces sin cobrar.

Me gustó aprender que mirando las estrellas podía conocerte y que al hablar contigo siempre me regalarías una para que me hiciera compañía.

BEsos preciosa.

DATREBIL dijo...

A todos nos falta mucho por aprender, a pesar de que cada día sepamos más y más.
Un placer detenerme en tus interesantes reflexiones.

Abrazos.

Patri dijo...

Yo he aprendido que hay que intentar vivir todos los días aunque te cueste, y que cada día aprendes algo nuevo...

Besotesssssssss

Rodolfo N dijo...

Bellísimas reflexiones...
Siempre estamos aprendiendo, y en ello esta nuestra mejorá como personas...
Besos, amiga!

 
Abril 2008 | Diseñado por anita