SI QUIERES DISFRUTAR DE MI ECLIPSE, COGE ASIENTO MIRA AL CIELO Y COMIENZA A DISFRUTAR DEL MARAVILLOSO ESPECTACULO QUE TE BRINDAN LAS ESTRELLAS eclipse de luna

jueves, 14 de mayo de 2009


En un pueblo había un hombre que era todo bondad y que dedicaba su tiempo a ayudar a los demás. Pero ocurre que ese hombre, que siempre vestía con una capa larga hasta los tobillos, llevaba debajo de esa prenda una enorme joroba.

Su aspecto era bello pero aquella joroba lo transformaba en un ser deforme y casi toda la gente del lugar se burlaba de él, le palmeaban la giba entre risotadas y no lo tenían en cuenta para nada a pesar de que él tenía en cuenta a todos y a cada uno, preocupándose y ayudándolos.
Algunos, incluso, si estaban de malhumor le arrojaban piedras porque no les gustaba tener cerca a alguien a quien veían como una especie de monstruo.
"Por algo será que Dios lo castigó de esa manera decían algunos que, por supuesto, desconocían si existía ese "algo" al que hacían mención.

El hombre de la joroba, mientras tanto, bajaba la cabeza y jamás respondía a ninguna de las agresiones o los desprecios. Seguía yendo de un lado a otro del pueblo, bamboleando en cada paso el gran bulto que llevaba en su espalda, y ofreciéndose para lo que desearan.
Un chico, solamente uno de los chicos del pueblo, lo trataba con amor, le sonreía, hablaba con él y lo tomaba de la mano para acompañarlo en sus recorridas.
Un día, la gente del pueblo pareció ponerse de acuerdo para despertar de pésimo humor.

Como este tipo de cosas es contable, discutiendo entre ellos por pequeñeces, empujándose, mirándose con mala cara. De repente apareció, como siempre el hombre de la capa y la joroba. Eso sólo les faltaba a los iracundos habitantes del lugar.
Como en casos así, los humanos, por su curiosa forma de actuar, buscan descargar sus iras en los más indefensos, el hombre de la joroba fue de inmediato el blanco elegido por todos.
De las agresiones verbales, que fueron creciendo cada vez más y con mayor crueldad, pasaron casi enseguida al ataque físico.
Algunas piedras, al principio. Luego, con esa ira que es más ciega cuando es de muchos, comenzaron a armarse con palos y algunas herramientas y lo cercaron.

Rodeándolo, se disponían ya a atacarlo cuando el chico se abrió paso entre todos y se puso junto a su amigo jorobado. Hubo un instante de duda.
Y fue entonces que el niño les hablo y les dijo:
"No pueden tocarlo. Gracias a él muchas desgracias que pudieron ocurrir en nuestro pueblo no ocurrieron, muchos enemigos se amigaron, muchas familias siguen unidas, muchos hombres conservan sus trabajos y muchas mujeres a sus hijos. Nos trajo el bien y ustedes eligen ahora pagarle con el mal y él no puede hacer nada para evitarlo... Nunca me dijo quién es, pero yo lo sé..."

Y, dicho esto, tomó la capa del deforme y la arrancó de un tirón.
En ese momento quedaron al descubierto dos bellas y luminosas alas a las que todos, hasta entonces, habían confundido con una joroba.
El ángel besó al niño en la frente y se fue en silencio, sin un reproche, caminando en medio de los hombres del pueblo que se abrían a su paso estupefactos, dejando caer sus armas y mas de una lágrima, aún los más rudos...

Tenemos que aprender a ver... pues lo más importante, sólo se ve con los ojos del alma.

Autor: desconocido.


Mar te dice al oído:

Por desgracia estamos en una sociedad que cada vez
mira más la belleza externa,
no nos paramos ni siquiera a dar una oportunidad
a una persona "poco agraciada"...
Que pena verdad?
La belleza externa el tiempo se encarga de matarla
al contrario que la interna porque esa no puede matarla
nada ni nadie..
Dejemos de ver con los ojos,aprendamos a apreciar la belleza
del alma...

18 comentarios:

Vivien dijo...

Muy linda reflexión. Conviene que de vez en cuando se "refresque" al mundo el conocimiento de la verdadera belleza, esa que no se ve con los sentidos humanos, sino con esa parte "divina" que todos tenemos.
Saludos

Anónimo dijo...

tengo amigos que no son muy agraciados de cara los quieron arrabiar,por su ternura ,por su manera de ver la vida por sus talentos..,por todo.Pero tambien tengo conocidos que estan vacios tienen el alma podrida algunos no merecen que vivan rodeados de gente sino de cosas inertes.besos mar de angus

STEVE dijo...

"esa no puede matarla
nada ni nadie.."

Estas equivocada::: Existen personas que pueden hacerlo. Y la ilusiön, la esperanza... Hay quien es cápaz de acabar con todo, de quebar las alas a un ängel...

el cuento, precioso, de verdad.

Un beso

hargos dijo...

hemos dejado tanto ,y tantas veces que nuestros ojos sean los que juzguen ,que somos incapaces de hacerlo con el corazon , me a encantado tu relato, un beso preciosa

I amARTE dijo...

ojala existieran unas lentillas-especiales que nos dejaran ver solo la belleza de los corazones...

el mundo iría mucho mejor... y la soledad acompañaría solo a quienes lo merecen...

a ver si alguien las inventa de una vez¡¡¡¡¡¡

tetealca dijo...

Siempre me gustan estas reflexiones muy típicas tuya, en las que siempre insistes en el valor de la belleza interior. Creo que la sociedad se fija demasiado en en la belleza externa y da poca importancia a la interior. Pero es dificil cambiar esto, ojala hubiesen más niños como el de la historia que cuentas.
Un beso.

Arwen dijo...

Hola Mar, acabo de leerte, gracias por pasar a felicitarnos...aún has llegado a tiempo para la resaca...ja,ja,ja...y por supuesto que quedaba pastel (te guardamos un trocito).

Un beso preciosa y que no decaiga! :-)
Arwen

Raphaël de Valentin dijo...

Enhorabuena Mar por tu blog y por los últimos premios que te han dado. Estoy seguro de que los recibes con mucha ilusión, pues en verdad los mereces estando siempre aquí y trayendo historias como la que hoy nos dejas.

Sigue siendo tan bella como eres. Muchos besos.

MC dijo...

Precioso relato y preciosa la foto. Me encanta entrar a tu blog y leer las cosas tan bonitas que pones y reflexionar un poco sobre estas grandes verdades.

Besitos y que tengas un buen fin de semana.

moderato_Dos_josef dijo...

La verdadera belleza está dentro de cada uno de nosotros y así será siempre. Gracias por el post!

Rodolfo N dijo...

Hermoso escrito y excelente reflexión, amiga...
Como siempre, me llevo una estrella.
Besos

Alicia López Tarrida dijo...

Mi querida Mar ... sin un ángel caminara entre nosotros la humanidad lo observaría como a un ser peligroso. Aún mostrando las alas, es posible que se le apaleara puesto que si no evolucionamos jamás entenderemos lo que se nos quiere comunicar.

De hecho "hay" ángeles entre nosotros, amigos que nos ayudan, otros que nos libran de ciertas situaciones, y muchos que con una sonrisa nos dan un impulso sin igual ...

No tienen por qué ser bellos ...
Aunque los reconocerás por su mirada ...

Un abrazo mágico.

Luismi dijo...

qué gran relato :)

yo he sufrido bastante por éste tema de pequeño, cuando estaba "gordo", pero hace un par de años que adelgacé, y aunque no he cambiado como persona gracias a eso, la gente me trata de otra forma... he ahí la prueba de la superficialidad de la gente

Caracoles Juan dijo...

Eres genial MAR y la verdad es que yo tengo un ejemplo clar en mis propias carnes
un beso
Paisana y gracias por E- MAIL
JUAN

Fade dijo...

La gente juzga por el exterior y sólo ven eso.
No saben ver más allá de sus propias narices.
No soporto a quien sólo juzga a los demás por lo que se ve desde fuera.
Es hermoso tu relato.
Un beso.
Fade.

Verónica dijo...

Los ojos del alma no mienten, te muestran a las personas tal cual son... solo hay que saber mirar.

Es un hermoso relato... gracias por compartirlo.

Corazón... te he dejado un premio en mi blog, por tu amistad y tu lealtad.

Gracias y abrazos!

El último samurai bancario dijo...

Hola Mar

Muy bonita narración.

Creo que actualmente la vida va tan rápido que en este caso, y en tantos otros aspectos de la vida, tan sólo nos paramos en las cosas superfluas.

Besos guapa

Patri dijo...

Hace mucho tiempo que se dejó de ver con los ojos del alma en este mundo que nos ha tocado vivir...

Besotes Zipi

 
Abril 2008 | Diseñado por anita