SI QUIERES DISFRUTAR DE MI ECLIPSE, COGE ASIENTO MIRA AL CIELO Y COMIENZA A DISFRUTAR DEL MARAVILLOSO ESPECTACULO QUE TE BRINDAN LAS ESTRELLAS eclipse de luna

domingo, 15 de febrero de 2009


Cierto día entré apurado y con mucho apetito a un restaurante.
Escogí una mesa bien alejada del movimiento, porque quería aprovechar los pocos minutos que tenía ese día, utilizarlos para comer y concretar algunas ideas de investigacion policial, de un caso que estaba investigando, además tenía ganas de planear mis vacaciones, que desde hace mucho tiempo no las tenia.


Pedí un buen plato de mariscos, pues al final de cuenta hambre es hambre y régimen es régimen. ¿No? Abrí mi P.c y al mismo instante me llevé un susto con aquella voz bajita detrás de mí:


- Hey. ¿Me dá unas monedas? - No tengo, pequeño. -Solo una monedita, - es para comprar pan. - Está bien, yo te compro.


Para variar, mi casilla de correos estaba llena de e-mails. Quedé distraído leyendo poesias, lindos mensajes, riendo de esas locas bromas. Ahhh! Esa música me llevaba a Zaña, recordando un hermoso tiempo pasado de mi juventud.


- ¡Hey, pida que le pongan al pan manteca y queso también! Ahí me doy cuenta que el pequeño estaba a mi lado. - OK, pero después me dejas trabajar, estoy muy ocupado, de acuerdo?


Llegó mi comida y con ella la realidad. Hago el pedido del pequeño, y el mozo me pregunta si quiero que el niño sea retirado. Mi cargo de conciencia me impide tomar una decisión, y digo “no, está todo bien”. - Déjelo que se quede. Traiga el pan y una comida decente para él.


Entonces el niño se sentó frente a mí y preguntó: - ¿Que está haciendo? - Estoy leyendo e-mails. - ¿Y que son e-mails? - Son mensajes electrónicos enviados por personas vía Internet.
Sabía que el no iría a entender nada, y para evitar mayores cuestionamientos dije: - Es como si fuese una carta, solo que se envía por Internet. - ¿Usted tiene Internet? - Si tengo, es esencial en el mundo actual. - ¿Y que es Internet?
- Es un lugar en la computadora donde podemos ver y oír muchas cosas, noticias, música, conocer personas, leer, escribir, soñar, trabajar, aprender. Tiene todo pero en un mundo virtual. - ¿Y qué es lo virtual?
- Decido dar una explicación simplificada, con la certeza de que él poco va a entender, y me va a librar para comer mi almuerzo, sin culpa.
- Virtual es un lugar que imaginamos, algo que no podemos tocar, alcanzar… … Un lugar en el que creamos un montón de cosas que nos gustaría hacer… … Creamos nuestras fantasías, transformamos el mundo en casi como quisiéramos que fuese. - ¡ Que bueno, me gustó !
- Pequeño... … ¿Entendiste que es virtual? - Si, yo también vivo en este mundo virtual. - ¿Y tienes computadora?
- ¡No, pero mi mundo también es de ese estilo... Virtual ! Mi madre pasa todo el día fuera, llega muy tarde y casi que no la veo. Yo paso cuidando a mi hermano pequeño que vive llorando de hambre, y le doy agua para que el piense que es sopa.
Mi hermana mayor sale todo el día, dice que va a vender su cuerpo, mas yo no entiendo, pues ella vuelve siempre con su cuerpo. Mi padre está en la cárcel hace mucho tiempo. Y yo siempre imagino a toda la familia junta en casa, mucha comida, muchos juguetes en Navidad, y yo yendo a la escuela para ser médico algún día.
- ¿Esto no es virtual?


Cerré mi laptop, no antes de que mis lágrimas cayeran sobre el teclado.
Esperé a que el niño terminase literalmente de “devorar” su plato, pagué la cuenta y di el cambio al pequeño. Me retribuyó con una de las más bellas y sinceras sonrisas que jamás había recibido en mi vida. Además con un: “Gracias, usted es un maestro!”.


Ahí, en ese instante, tuve la mayor prueba del virtualismo insensato en que vivimos todos los días, en cuanto a la cruel realidad rodeada de verdad, y hacemos de cuenta que no la percibimos
Autor: desconocido.

Mar te dice al oído:

Tremenda historia verdad?

Algún parecido con la realidad puede ser pura coincidencia.

Algo así dirían al leer esta reflexión, pero también dicen que la realidad a veces

supera la ficción y esta historia tiene tanto de real como de triste, estamos

a veces tan sumergidos en nuestro propio mundo que ignoramos la cruel realidad...y a veces esa realidad es... como la de este niño...

23 comentarios:

impersonem dijo...

Unos ¡tanto! y otros tan poco... distraídos en los aparatos, no sé si necesarios o superfluos, transitamos, a veces, ajenos a una realidad donde lo imprescindible (comida, calor del hogar, vida digna) se imagina y lo virtual es ciencia ficción...

Duro relato mar, pero necesario para que nuestra conciencia crezca.

Besos.

Ayla dijo...

Una vez más, has conseguido ponerme los vellos de punta, mi querida Mar.
Toda la semana he seguido con emoción las historias que has compartido con nosotros en ésta tu semana del amor. Todas han sido emotivas, sencillas, sentidas y hermosas.
Pero con ésta, has puesto la guinda.
Gracias por tocar mi corazón.

¿Como es? Un beso y una estrella?
Para tí.

Estela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Estela dijo...

Vas a disculparme... he entrado y ha sonado esta canción de fondo y ya no he podido seguir leyendo tu post... ahora estoy escuchándola (aunque la versión original es mucho mejor), cuando te dije en una ocasión que tienes un blog mágico no lo dije por que si... lo dije con causa de rezón... un beso y muchas gracias por este momento.

Luna dijo...

Esta historia me la mandaron por e-mail en una powerpoint hace unos días, y me conmovió. Un beso.

Verónica (peke) dijo...

Precioso post!!! me vuelves a llevar a la inmensidad de mis pensamientos. Cual es la crueldad de la vida????

besotes de esta peke.

pd: te esero en mi rincon con una taza de cafe caliente y mi nuevo post.

Juani lopes dijo...

una historia para hacernos reflexionar,
saluditos

Angel dijo...

Y si la supera muchas veces la realidad... solo hay que ver las noticias cada dia..

moderato_Dos_josef dijo...

Gracias Mar siempre nos das tremendas lecciones, mediante relatos preciosos y duros como la vida misma. Visitarte es un tremendo placer! Un abrazo.

Luz dijo...

Estoy conmovida por esa historia que es la misma de muchos niños del mundo y ese es el problema que es mas los que la sufren que los que no.
Abrazos desde mi camino..

** Za!dm! ** dijo...

Rudo..sin duda alguna..

maria dijo...

PRECIOSO TU RINCONCITO ME ENCANTO BESITOS MARIA

elvira carvalho dijo...

Há tempos, recebi por mail esta história. E fiquei impressionada sobretudo por ver quanta realidade, há nesta história.Passamos pela vida a correr, sempre a tentar alcançar qualquer objectivo, e nem vemos o que nos passa ao lado.
Um abraço e uma boa semana.

Luna dijo...

Hola acabo de descubrir tu blog y es muy hermoso me encanto todo desprende magia me encanto con tu permiso te voy a seguir
un beso de Luna

Maria Jesús dijo...

Saber que me escuchaste y que hay personas con gran calidad humana como la tuya al otro lado me hace sentir tan bien... besos y feliz semana

Sergio dijo...

Mar ya lo había leído pero como quiera al volver a leerlo te causa coraje, con este mundo tan injusto y cruel para la mayoría de la gente, ¿pero qué podemos hacer? Al menos denunciar.

Saludos

MAYTE dijo...

Mar tu relato me ha puesto los vellos de punta, es tan real como la vida misma...unos tanto y otros nada...no es justo!!!

besos

MAYTE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El último samurai bancario dijo...

Es una historia conmovedora, aunque real por desgracia.

Tienes ese don de llegar a todos nosotros. Pronto me pondré al día en tu blog. Veo que me he perdido varios post.

Besos

los pensadores dijo...

Realmente triste y tristemente real... tantas cosas que nos parecen imprescindibles y hay gente que ni siquiera las conoce... q mundo injusto.. un abrazo!

jose carlos dijo...

Triste la historia, pero muy real, hay mucha gente que vive así. Un beso y feliz semana.

triste_vida dijo...

Triste pero precioso...!

Como nos cuesta abrir los ojos y observar aquella realidad que tanto duele, porque aunque no nos suceda a nosotros, tambien es nuestra realidad porque vivimos en ella...en este mundo donde todo se une...

Me gusta la definicion de virtual, pero ciertamente hubiese contestado como el niño...yo sin internet tambien tengo un mundo virtual...donde van mis sueños, donde imagino las sonrisas que no recibo, donde veo l felicidad de mi casa que hace tiempo que desaparecio...

Besitos princesa!

Drywater dijo...

Contundente y enternecedor. Qué razón tienes en eso de que las cosas que de verdad importan las pasamos por alto. Parece que todos hacemos de nuestros problemas lo más importante, sólo que para algunos la máxima preocupación es "qué me pongo hoy o con qué coche salgo a la calle" y para otros es "a ver qué contenedor saqueo hoy para hacer la compra."
Muy majo relato
Un saludo

 
Abril 2008 | Diseñado por anita