SI QUIERES DISFRUTAR DE MI ECLIPSE, COGE ASIENTO MIRA AL CIELO Y COMIENZA A DISFRUTAR DEL MARAVILLOSO ESPECTACULO QUE TE BRINDAN LAS ESTRELLAS eclipse de luna

miércoles, 23 de enero de 2008


¿Como quisieras vivir tu mañana, sin despedirte de tu hoy?


Pero presta atención, que no es lo mismo dejar que despedirse. Todos vamos dejando, pero no todos nos despedimos.


Los animales se dejan, se separan. Las personas podemos hacer algo más... despedirnos.
Lo dejado sin despedida, puede estar ausente o alejado en el espacio, pero sigue adherido al corazón, quitándote la libertad que necesitas para vivir tu presente.


Tu primer alejamiento sucedió cuando naciste; es lo primero que perdiste o dejaste, el seno de tu madre, cuando todavía no estabas capacitado para despedirte.


Por eso dicen por ahí que mientras no te hayas despedido, guardas en lo profundo una secreta nostalgia y un oculto deseo por regresar.


Y el camino de la vida así comenzado, con una perdida y una despedida se hace un largo peregrinar con llegadas y partidas.
Si, eso es crecer. Hermoso desafió el de acercarte a la madurez y la plenitud de ser tu mismo.
Pero crecer es doloroso, como lo fue tu nacimiento. Por eso cuantas personas se detienen y no quieren crecer, porque les cuesta despedirse.


Dejar de ser el niño protegido, para entrar en las aguas turbulentas de la adolescencia conflictiva.
Duele dejar la adolescencia descomprometida, para asumir la juventud con exigencias y responsabilidades. Duele aceptar la madurez adulta, renunciando a la juventud eterna.
Duele envejecer sintiendo que se acerca el momento de lo último, para celebrar festivamente el encuentro final.


La despedida que no cerraste con una buena despedida, es como una herida abierta, que sangra cada vez que la golpeas con una nueva pérdida. Deja un hueco de ausencia, que buscarás llenar sin darte cuenta, y que te hará llorar con desmesura toda nueva despedida.


Los consultorios psicológicos, son salas de auxilio y talleres de reparación, puestos a la vera del camino para que sean socorridos los que no pueden continuar su marcha, por el peso de las despedidas inconclusas.


La libertad y la valentía que no tienes para despedirte de todo lo dejado y lo perdido, son la libertad y la fuerza que te faltan para seguir andando.


Despídete: De tus padres, y cuídate de ti mismo, haciéndote responsable de tu vida.


Despídete: De los hijos que ya no te necesitan, y déjalos ser libres


Despídete: De lo bueno que viviste, sin apegarte al tiempo que pasó, por temor del presente y el futuro.


Despídete: Del mal que cometiste, sin atarte por culpas y reproches perdonándote a ti mismo.


Despídete: De los que muriéndose partieron. Para que dejes de esperar su regreso, y camines tu camino en la esperanza de encontrarte tú con ellos....


Despídete: Deja correr el río de la vida, llevándose las aguas que estás viendo para que tengan lugar ante tus ojos las aguas que no viste todavía, y que ya están viniendo...


Desconozco su autor


Mar te dice al oído:


En esta vida una de las cosas mas difíciles y duras, es una despedida..pero a veces necesitamos de ella para dejar entrar nuevas emociones en nuestra vida que quedaron aparcadas quizás por no hacer una despedida a tiempo.

24 comentarios:

El rincon de mi niñez dijo...

Es cierto.... "nada sucede en vano" quizás una despedida hoy .es un encuentro de algo maravilloso mañana...

Garfio dijo...

Sin pasar página, no se puede leer el libro.

John Doe dijo...

"No hay beso que no sea principio de despedida; incluso el de llegada..."

Gambutrol dijo...

Tienes mucha razón al decir que las despedidas cuestan... mucha. Pero es necesario aunque doloroso. Parece como que si no te despides, siempre estás como esperando algo... que en el fondo sabes que no va a volver. Me ha gustado esta reflexión.

Un abrazo.

La Morocha dijo...

querida mar... como simpre genial, y me quedo con esta frase q creo q la estoy necesitando

Despídete: De lo bueno que viviste, sin apegarte al tiempo que pasó, por temor del presente y el futuro

besos

Javier Cid dijo...

Llevas mucha razón... hay que saber cuando dejar ir las cosas... y para ello tenemos que ser fuertes y despedirnos... así podremos dar la bienvenda al 100% a lo nuevo que llegue a nuestra vida.

Besos y abrazos mi querida Mar.

Rodolfo N dijo...

Es cierto, a veces una despedida sería y definitiva, es la puerta abierta a una espectativa nueva y saludable.
Besos

elvira carvalho dijo...

Como sempre um texto muito bonito e uma boa reflexão.
Um abraço

carlota dijo...

La verdad es que iba leyendo las sucesivas despedidas...y cuánto cuesta...pero tiene que ser así, si no no podremos avanzar. Un beso, gracias por tu reflexión.

libertad entre rejas dijo...

Una de las cosas que menos me gusta en esta vida, son las despedidas, cada vez que paso por una estación de autobus, de tren... me quedo mirando a la gente, veo como se despiden y ese sentimiento de tristeza me invade..
Por otro lado, si no somos capaces de despedirnos de alguien o de algo , es imposible empezar algo nuevo, yo tengo esta asignatura pendiente...

Un beso enorme!!!

RAMMSES dijo...

Tiene que ser así, es más, ya lo es así. Tras una puerta que se cierra hay otra, en algún lugar que se abre.
Un adiós el inicio de otro tiempo.
Gracias por las estrellas. Esta noche me acompañaron.
Un beso de miel y nocturno.

Angel dijo...

Por eso yo nunca me despido, siempre digo un hasta luego por que seguro que al final nos volvemos a encontrar...

Patri dijo...

Es un texto muy bonito, aunque a mí me ha llenado de tristeza, no siempre son fáciles las despedidas, y menos cuando son a la fuerza....

Gracias por estar ahí Zipi. ^_^

Besotessssssssssssss

RA dijo...

Pero a veces las despedidas son muy duras.....

Ra

icue dijo...

las despedidas son tristes, pero se suavizan si se piens aque nos volveremos aver otra vez.

Blue dijo...

que dificl es desligarse de todo aquello¡¡
Un beso
Blue

kukilin dijo...

La reflexión es óptima, pero cuanto cuestan ciertas despedidas tornándose imposible de concretar.
Besos Mar.

xavi dijo...

Lo siento pero no me gustan las despedidas. No quiero despedirme ni de mi peor enemigo, por que él me hace fuerte, no quiero despedirme de mi amigo por que también me hace fuerte. No quiero despedirme de nadie por que necesito a todo el mundo.

un abrazo...penelope.

MeRCHe dijo...

Las despedidas siempre son dolorosas, porque o sufres tú o sufre aquella persona de la que te despides.

Besitos dulce Mar

JP dijo...

Nunca me gustaron mucho als despedidas .
Pero es cierto a veces son necesarias.
Yo cuando viajo en avión tengo un amuleto que es nunca mirar hacia atrás .
Muchas veces me fui de lugares y luego de una charla y un beso, empezar a caminar hacia el avión , tengo por costumbre nunca mirar hacia atrás .
Besos Mar

IZA dijo...

En verdad te digo al oído que tu post me ha llenado de mucha paz. Justo ahora que tengo que despedirme de muchas cosas, para dejar el camino limpio y claro para que entren nuevas emociones, nuevas oportunidades, nuevas espectativas.

Gracias por compartir,

M@R dijo...

HOLA,,,
NO ME GUSTAN LAS DESPEDIDAS, SOLO DIGO HASTA LUEGO O HASTA PRONTO, ASI NO REGRESE MAS,,,
UN ABRAZO,,,

Sesé dijo...

Yo no sé despedirme. Debería aprender.

Un beso.

fire dijo...

es que lo mas duro de todo es desprenderse de las coasas.....retener es el instinto mas primitivo...desprenderse...el sentimiento mas nefasto....
un monton de besos mar..
disfruto perdida por tu blog...

:-)

 
Abril 2008 | Diseñado por anita