SI QUIERES DISFRUTAR DE MI ECLIPSE, COGE ASIENTO MIRA AL CIELO Y COMIENZA A DISFRUTAR DEL MARAVILLOSO ESPECTACULO QUE TE BRINDAN LAS ESTRELLAS eclipse de luna: El anillo

miércoles, 20 de junio de 2007

El anillo


Hoy me vais a perdonar si os dejo otra entrada, normalmente las pongo por la noche y ayer con el meme me tuve que apresurar para que no me quedara sin candidatos que lo hicieran...Así fué que adelanté el meme y adelanté la última entrada, así que sintiéndolo mucho por vosotros os dejo un nuevo post...espero y deseo como siempre que os guste....


"Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más?"

El maestro sin mirarlo, le dijo:Cuanto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después. Y haciendo una pausa agregó:Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar.
Encantado, maestro titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado, y sus necesidades postergadas.

Bien asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y dándoselo al muchacho, agregó: toma el caballo que está allá afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anilloporque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro y rechazó la oferta.Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado, más de cien personas, y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó.
Cuanto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro, podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda.

Entró en la habitación. Maestro dijo lo siento, no pude conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.Qué importante lo que dijiste, joven amigo contestó sonriente el maestro Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo?Dile que quisieras vender el anillo y pregunta cuánto te da por él, pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo:Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.

58 MONEDAS !!!!!!!!! Exclamó el joven.Si -replicó el joyero- yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé… si la venta es urgente.
El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido.Siéntate dijo el maestrodespués de escucharlo. Tú eres como este anillo: una joya valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?


Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño.

11 comentarios:

Patri dijo...

Precioso, muy muy bonito.

Y estás más que perdonada, ains...quien sería la que te hizo hacer el meme.... o_-

Besotes guapiiiiii

Raphaël de Valentin dijo...

No me canso de decirte que estas entradas me gustan mucho. Llenan mi alma de pensamientos puros en este mundo tan sobrado de otra clase de intereses.

Gracias por regalarnos estas historias, Mar.

Un beso.

fire dijo...

Y si mal no recuerdo....este cuetno esta en "Dejame que te cuente" de jorge bucay...
uy,,,,me suena ese libro...jejejee...
niña es precioso el cuento y muy oportuno leerlo ahora...
no es k me kiera sentir joya valiosa...pero si k creo k mi problema es siempre pretendo k me "valoren" los k no tienen ni idea...
sera eso....


Me ha encantado leer tus confesiones...en lo del avion y e vertigo coincido contigo...jejeje....
permiteme k te conteste aki...k voy de tiempo fatallllllllllllll

besosssssssssssss

El Verbo Sabio y Divino dijo...

Me hicistes recordar mi noviazgo, el dia que decidimos comprar los anillos para nuestra boda, algo sencillo y que todavia GRACIAS A DIOS, conservamos.

M.

mar dijo...

Patri: quién sería...jeje

Raphael: me alegro que mis post sirvan para sentirse uno bien.Gracias por tus halagos.

Fire: me alegro que te guste, creo que tu y yo tenemos el mismo problema yo siempre busco que me valoren, quizás debido a mi timidez.

El verbo sabio y divino: Me alegro que te recordara cosas bonitas.

Gambutrol dijo...

Peor por qué pides perdón antes de que empecemos a leer? ya te vale..., no hay nada que perdonar. El cuento es bonito, como todo lo que pones... vamos que si algún día estoy de bajón me vengo a releer otra vez tu blog y me animo seguro...XD

mar dijo...

Gambutrol: joo que cositas más bonitas poneis sobre mis post, con lo sensible que yo soy esto me llega al alma, muchas gracias por todo y mira si estás algún día de bajón y leer mi blog va a hacer que te anime me conformo con eso,por lo menos ya se que mis palabras no se las lleva el viento y sirven para algo..
Un besito.Mar

lagrimas de mar dijo...

las grandes lecciones nacen del corazon
bonita musica.
besos

lágrimas de mr

mar dijo...

Lagrimas de mar: yo siempre he dicho que a mí me puede más el corazón que la razón, no sé si será una gran lección pero es la que tengo..
Me alegro que te guste la música, empezaba a creer que nadie la escuchaba..

merche dijo...

Es una preciosa historia que nos enseña que, para reconocer nuestro valor no debemos de estar esperando como nos valoran los demás.
Aparte de esta moraleja que creo que es lo que intenta decir la historia, querría añadir que muchas veces damos valor a algo o incluso a nosotros mismos dependiendo del valor que los demás den, y eso no debería ser así.
¿Qué vale tal o cuál objeto? vale lo que tú estés dispuesta a pagar, ¿qué valor tiene tal o cuál persona? el que ella misma esté dispuesta a darse.
Besitos dulce MAr

mar dijo...

Merche: sabes lo peor de esta vida es que no te valores tú como persona sino que tengas que esperar a que te valoren los demás para aceptar lo que te digan..Pues no!!!! cada uno vale lo que vale sin esperar a que nadie me valore.

 
Abril 2008 | Diseñado por anita